domingo, diciembre 23

Andar sin Pensamientos

El fenómeno de las coincidencias, y la belleza de caminar sin rumbo en la madrugada de un sábado, cuando precisamente comenzaba el solsticio de verano.
Volvíamos de una fiesta de biodanza y tango. Fuimos a un bar donde nos despedieron los inmortales versos "primero hay que saber sufrir/ después amar, después partir/ y al fin andar sin pensamientos".
Como siempre en este hábito kung fu que tengo propuse caminar un poco. Pasamos por la Plaza San Martín (una de las mas importantes de Córdoba) y se escuchaba el dos por cuatro volando en el aire, rebotando en el cabildo iluminado por una luna que nunca había estado tan llena, la muy glotona...
Nos acercamos, cerca de diez parejas danzaban, tan hermosa escena a las 3 de la mañana me hacía pensar en los regalos del destino. Un señor mayor se acerca, todo un caballero y le propone a mi amiga bailar. Lo hicieron, luego lo hice yo. El hombre un arrabalero sesentón de buen perfume, sólo dos piezas, nada mas. Cabello impecable, engominado. Dante su nombre, elegante su andar.
Nos cuenta que el año nuevo lo pasarán ahí, y bailarán hasta la 7 de la mañana. Sencillamente conmovedor.

Qué decir, cuando se aprende a andar sin pensamientos, la vida es tan bella.

jueves, diciembre 13

ay ay ay...

Me doy cuenta que ya soy de entrada edad para algunas cosas. En especial cada vez que pienso "cuando yo era chica eso no era así". Y claro, cada vez mas uno lo piensa...

Hoy el Duende hablaba de una alarma que sonaba, una alarma que no paraba de sonar, " vení mamá a escuchar! no para de sonar esa alarmaaaa" me decia mientras me llevaba de la mano a mi flamante patio. Salgo, miro el cielo, escucho. Lo miro y le digo "no, mi amor!, no es una alarma, es un grillito!"

Qué se le va a hacer, ahora ante cualquier ruido la cosa es algo electrónico. Espero que si alguna vez escucha un ruiseñor no piense "que buen ringtone!".

sábado, diciembre 8

Sueño Lucido

Hace como 10 años que intento tener uno. Según leía es cuando uno se da cuenta que está soñando y comienza a tomar las riendas. Como todo está en nuestra mente podemos ir a donde plazca, y hasta resolver viejos problemas del inconsciente. Así que como diversión o como terapia yo hacía tiempo que hacía los ejercicios para tener uno. Así he andado como loca días enteros pellizcandome cada media hora para ver si estaba soñando...

Cuestión conmovedora fue hace unos días cuando estaba soñando que me mudaba (imagen recurrente de la actividad onírica ultimamente, por razones obvias) y mi mamá me caía a casa con 7 enanos de jardín de regalo, que formaban como una escalera. La mujer es puro cuidado, y yo comprendo que me ama, pero es ¡controladora controladora! y que me venga a redecorar la casa me dio bastante bronca. Claro que la inmensa culpa por ser tan ingrata no me dejaba hablar, ni exponer siquiera con paz que me molestaba que no me consultara esas cosas, al fin y al cabo era un regalo. Pero por qué semejante cosa grandota que me iba a ocupar todo el patio!.

El sueño sigue y es temática para mi sicólogo, pero en la parte en que la veo venir con una mesa de cristal (ya la redecorada del departamento era casi full full), que no sólo no me gustaba sino que era peligrosa, la miro y con una muchedumbre de palabras en la garganta lo primero que me sale es decirle:

-¡NO MAMÁ! Esto es una pesadilla, este es MI sueño. Nada de esto es cierto.

Me responde, como es de costumbre cuando ella no está de acuerdo en lo que digo:

-Pensá lo que quieras...

Entonces sin dudar ni pensar extendí los brazos (lo primero que hay que hacer para comprobar si es un sueño, otro dato de mis "investigaciones" sobre el tema) y empecé a volar...

De arriba le decía a mi progenitora "viste! es mi sueño!" y volaba en circulos, tiraba burbujas de colores con las manos y encendía luces sólo con la intención de hacerlo. "Ahí hay un foco verde!" dije, y apareció el foco, y con un chasqueo de dedos se encendió. Después volaba sobre una gran cocina donde estaba toda mi familia, y yo celebrara mi sueño lúcido diciendoles "saben? no existen, ¡esto es un sueño! ¡es mi sueño!! sólo están en mi mente...". Fue como una fiesta en mi mente inconsciente. Miren que he probado drogas, pero nada se compara a la sensación que tuve en ese momento!.

Me desperté feliz, dándome cuenta del logro. E incluso, creo, que fue hasta terapéutico, al fin y al cabo encontré la manera de poner límite a la invasiónEso es todo el logro por hoy... para mi, ¡inmenso!

sábado, diciembre 1

¡Aleluya!


Claro, recién mudada quien sabe en donde había quedado el portasahumerio. Y viendo el desorden (por no decir "soberano despelote") que había, sólo me quedaba prender un par de palitos de esos. Los enciendo, camino entre el laberinto de cajas y juguetes cuando veo entre el caos del piso a este muñequito, con dos huequitos en las manos. De diez!
La cuestión es:

¡Por fin un power ranger sirvió para algo!
Se ha producido un error en este gadget.