lunes, octubre 24

De Quieros y No Quieros


Yo no quiero un amor esquizoide,
una división de sinsentidos
un significado con dos significantes.

No quiero besar tu mejilla en la calle
y tu boca en mi sillón.

No quiero un desfile de mujeres
que te creen solo,
ni mi tartamudeo cuando me proponen
alguna indecencia
que no condice con tu presencia.

No deseo ser la de turno,
aunque me tiente la noche
cuando me apunta tu centro
como remedio al insomnio.

Yo no quiero tu paso firme,
quiero que demos un salto
y nos acomodemos en la caida,
como monigotes en la jungla.

Yo no te quiero en una jaula,
te quiero libre,
no es eso,
el problema concreto
está en el secreto,
el doble discurso,
la falta de besos,
la ausencia de abrazos
el público nulo.

En ese teatro de causas urgentes
parece que siempre mirás a otro lado
relojeás por abajo, me esperás en mi casa,
nos subimos excitados a una luna de plata
que después se derrumba
como porcelana.

Yo no quiero un amor esquizoide,
ni paisajes desérticos,
quiero plantarme en la tierra,
desplegar un inmenso jazmín,
con lianas colgando de espesos follajes.
Quiero las dudas convertidas en orquídeas,
mientras un constante chillar de bandadas,
mueven con el viento las hojas que se alimentan
de un sol dorado, tropical, despampanante,
yo quiero un amor selvático,
un oasis de paz,
en todo lugar que nos encuentre.









entonces
es
porque
te
quiero
que
no
quiero
mas
espinas.

2 comentarios:

iLOm dijo...

Que bonita es la poesía, para mi la fonetica es crucial en el desarrollo humano porque ha posibilitado campos como este, que a la larga también ha movido a intelectuales de todas las epocas.

Lua dijo...

Simplemente bello! Hay sentimientos y sensaciones que solo con poesía se pueden expresar. Y quién no ha tenido un amor esquizoide!! Es lo malo, cuando hay desacuerdos en el sentir alguien sale herido. La coincidencia es maravillosa pero extraña.

Se ha producido un error en este gadget.