miércoles, mayo 12

Bello




La noche estaba cerrada
y las heridas abiertas.
Y yo que iba a ser tu padre buscaba sin encontrarme
en una playa desierta.

Tenía la edad aquella en que la certeza caduca,
Y de pronto al mirar el mar vi que el mar brillaba
con un brillar de noctilucas.
Algo de aquel asombro debió anunciarme que llegarías,
Pues yo desde mis escombros, al igual que el mar,
sentí que fosforecía.

Supe sin entenderlo de tu alegría anticipada.
Un día entenderás que habla de ti
esta canción encandilada.


Brilla noctiluca,
un punto en el mar oscuro,
dónde la luz se acurruca.

J. Drexler
para su hijo... un amor...

No hay comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.