miércoles, diciembre 9

Tribu

Almas malintencionadas, prepotentes. Egos que comandan con la soberbia que los caracteriza. Parecen personas sin corazón. ¿Es que el chakra verde tiene un candado en esas almas?. ¿Cómo se procede por la vida sin amor?. ¿Cómo se vive? Cuando guía la billetera, se tuerce la existencia. Los campos astrales se alejan, sólo es terrenal, básico. Casi inmobiliario.

Que llegue la lluvia. Que bañe las almas, la tierra, las plantas. Que el amor inmenso e incondicional inunde las desérticas esencias corrompidas. Llenando de vibraciones rosada sólo es admisible un cambio, profundo, certero. Bello.

Creo en el futuro cierto. Creo en la vida desplegada con la fuerza omnipresente de un amor supremo que nos eleva. Creo en esta mínima manifestación del universo, los humanos. Creo que podremos trascender la existencia de los dinosaurios. Lástima, a veces, cuando se corta la luz, y nada tiene sentido, creo que lo único que salvará a los árboles milenarios es el exterminio de esto bípedos plaga en que nos hemos convertido. Pero al llegar algún destello del sol, o la plata de la luna llena, o la sonrisa de la nueva: creo. Vuelvo a creer. En mí, en vos. En la tribu que danza en un mandala entre el fuego, la tierra, el aire y el cielo.

Somos polvo de estrellas, dijo Carl Sagan.


5 comentarios:

lala dijo...

en eso siempre vale la pena creer...
que bueno que vuelvas

antonieta dijo...

si creo si creo si creo si creo

antonieta dijo...

si creo si creo si creo si creo

antonieta dijo...

si creo si creo si creo si creo

María y Marina dijo...

Sol, acabo de descubrir tu blog y ¡ME ENCANTÓ!!!
Felicidades y saludos desde México de un par de enamoradas creyentes y seguidoras ahora de tu anecdotario.

Se ha producido un error en este gadget.