jueves, octubre 1

Y stantes




"Estos son los escasos instantes que llenan también al ser más desdichado de una esperanza ilimitada, con el recuerdo imborrable de un regreso a casa perfecto y feliz. Es un sabor que nunca desaparece, y como del mismo modo que el grano de arena se aloja en la ostra, esos instantes se alojan en la carne y en la sangre, incluso bajo el caparazón más duro, y maduran mediante el sufrimiento y las lágrimas hasta convertirse en una valiosa perla, sin que importe cuantas vidas se requeran para ello, sin que importe bajo que nombre, qué recuerdos o qué etiquetas pasajeras. A partir de ese momento en que la transformación ha tenido lugar, se da también la fecundación. Fuera de esto, cualquier cuerpo y cualquier circunstancia es sólo una envoltura, una protección y un estímulo, por decirlo de algún modo, el horno de alquimista que en su insignificancia es ya un ser de enorme importancia."



Mária Szepes

1 comentario:

Mar dijo...

qué linda pachamama!

besos bella... la intensidad nos recuerda que estamos vivos!

Se ha producido un error en este gadget.